COLUMNAS

Nintendo cae en bolsa después del E3 ¿Se masca la tragedia?